Bodegas gestionan la importación de vino chileno a granel

Lo reveló el ex presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), Martín Hinojosa, quien alertó además sobre las distorsiones que provocará en el precio del vino y, sobre todo, del pago a los pequeños productores vitícolas.

Las grandes bodegas nacionales planean importar vino chileno a granel.

“Ya hay bodegas que quieren importar vino”, dijo el ex presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), el bodeguero Martín Hinojosa, sobre la nueva realidad de esa economía regional a partir del cambio de las reglas de juego impuestas por el nuevo gobierno de Javier Milei. Según el especialista, ya hay dos bodegas haciendo trámites para poder ingresar vino de Chile.

“El hecho de que se permita indiscriminadamente la importación de vino, cuando nosotros tenemos una producción importante, me parece que va a derivar en que el precio del vino caiga y sea más bajo todavía. El permitir que entre vino del exterior seguramente va a perjudicar al sector vitivinícola”, evaluó el hasta hace pocos días funcionario del anterior gobierno, quien ya a principios de este año se había negado a avalar autorizaciones de importación de vinos presentadas por algunas empresas. Sergio Massa, por entonces ministro de Economía, también rechazó el ingreso de vino chileno.

La naturalización de la importación de vino a granel, como ya sucedió en el gobierno de Mauricio Macri, es según Hinojosa el principal riesgo del nuevo escenario político para la vitivinicultura. En 2017, luego de una magra cosecha local de uvas, el gobierno de Cambiemos avaló por caso el ingreso por parte de Peñaflor de una enorme partida de unos 250 mil litros del vecino país, que sirvieron para demorar la recomposición de los precios a los productores locales.

Este año el escenario es bastante parecido, pues la vendimia 2023 se redujo casi 25% respecto del año anterior debido a la sequía y las heladas tardías. Para la nueva campaña los precios al productor están subiendo por esta circunstancia, pero todo es muy frágil, el mercado está dominado por las grandes bodegas y la apertura importadora podría terminar perjudicando a los viñateros locales.

Regreso de las retenciones

A eso se le sumó el regreso de las retenciones para el sector, que hace unos meses -en plena campaña electoral de Massa- habían sido eliminadas por completo. La nueva tasa no sería del 15% generalizado para toda la economía sino del 8%, según una negociación encarada con la Secretaría de Agricultura a cargo de Fernando Vilella.

Hinojosa lamentó el regreso de ese tributo que se descuenta finalmente al productor, y además destacó que ya se está trasladando el impacto del nuevo dólar oficial a los insumos del sector bodeguero, como por ejemplo el cristal, que este mes tuvo un aumento acumulado del 60%.

“Van a pasar los días, los meses, y vamos a volver a la misma situación donde el tipo de cambio nos queda corto para generar exportaciones -anticipó Hinojosa-. Nos costó mucho generar la empatía con los funcionarios nacionales para hacerles entender que la vitivinicultura no se merecía tener retención, porque genera mucha mano de obra”, se lamentó.

Desregulación intrascendente

Respecto del DNU que deroga varias regulaciones abusivas del Estado sobre el sector, el ex titular del INV explicó que son cambios casi inofensivos para el sector. “Dos de las leyes que se plantean para derogar ya no están operativas y la tercera es la del contrato de elaboración de terceros, que se aplica cuando un productor lleva su uva a una bodega para hacer vino. Lo que puede pasar aquí es que, de no estar la regulación del Estado, gane quien es más fuerte y quede en desventaja el productor”, analizó el referente vitivinícola.

Entre las medidas de desregulación de la economía incluidas dentro del mega DNU de Milei figura la derogación de tres leyes que involucran al vino: la Ley N° 18.600 de contratos de elaboración de vinos, la Ley N° 18.905 de política vitivinícola nacional y la Ley N° 22.667 de reconversión vitivinícola.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *