El auge de los “white blends”, vinos frescos y originales

Los vinos blancos de corte seducen con su frescura, gran personalidad y originalidad. Apuntan a consumidores curiosos dispuestos a probar nuevas propuestas. Ocho etiquetas de diferentes regiones y gamas para comenzar a disfrutar.

Las bodegas argentinas comienzan a incluir etiquetas de «white blends» en sus portfolios.

Por Fernando Garello – Los vinos blancos vienen ganando adeptos de manera sostenida en nuestro país. Según el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), durante la última década, el mercado argentino de vinos blancos tranquilos se incrementó nada menos que el 26,6 por ciento. Esta tendencia innegable anima a las bodegas a incluirlos en sus portfolios, ampliando la variedad y diversidad de su oferta.

A la hora de sumar etiquetas de blancos, algunas bodegas se animan a ir más allá de los varietales tradicionales como el Chardonnay, el Sauvignon Blanc y el Torrontés y ofrecen cepas no tan conocidas como el Pinot Gris, el Semillón, el Chenin Blanc y el Sauvinonasse (Tocai) e introducen “white blends” que sobresalen por su frescura y personalidad y que, como indica su denominación, se elaboran con al menos dos tipos de variedades diferentes.

La innovación en materia de blancos también se hace notar en los estilos de elaboración, al punto que en el mercado nacional ya se pueden encontrar los denominados “blancos de pieles” que se producen en contacto con los hollejos, una técnica que aporta profundidad de aromas y sabores y que da como resultado vinos realmente diferentes a lo que estamos acostumbrados a consumir.

Blancos todo el año

Considerar al vino blanco como un producto de consumo estacional es un error muy común en el que incluso incurren colegas sommeliers, quienes empiezan a recomendarlos con frecuencia tras la llegada de la primavera, cuando en realidad, los fanáticos de este tipo de vinos los consumimos durante todo el año. No obstante, hay que admitir que mucha gente se acerca al vino blanco cuando la temperatura sube y por lo tanto, ofrecemos una lista de los “white blends” o blancos de corte que hoy se consiguen en la mayoría de las buenas vinotecas de la Argentina.

Ocho propuestas para disfrutar

Finca Flichman Estate Chardonnay-Viognier: la centenaria bodega de Barrancas, Maipú, tiene en su portfolio esta etiqueta que me gusta mucho y es realmente accesible. El Viognier, una cepa que sobresale en la Côtes du Rhône francesa, aporta aromas y sabores a damascos y violetas que enriquecen las hermosa paleta del Chardonnay de zona cálida, con ananá confitada y bananas. No es el único exponente de esta sociedad exitosa y pueden hallarse más etiquetas en el mercado que siguen esta fórmula, como el Zuccardi Serie A Chardonnay Viognier, elaborado con fruta del Valle de Uco y hasta una versión con tonada cordobesa, el Indama Chardonnay-Viognier de bodega Terra Camiare.

Lui Wind Blend Torrontés-Sauvignon Blanc: otra combinación tan explosiva como exitosa destinada a brindar placer. Mauricio Vegetti combina magistralmente estas dos cepas de gran carácter y potencia aromática. Es como la colisión de dos trenes que circulan en dirección contraria.

Ruca Malen Capítulo 2 Corte de Blancas: combina lo mejor del Sauvignon Blanc y del Semillón del Valle de Uco, con una hermosa paleta cítrica y floral, acompañada por una buena textura en boca. Un vino súper moderno que vale la pena incluir en la lista de etiquetas por tomar.

Masi Paso Doble Blanco: esta singular bodega del Valle de Uco, propiedad de italianos, ofrece desde hace años una etiqueta singular que vale la pena probar y que se elabora con Pinot Grigio y Torrontés. En nariz regala una explosiva combinación frutal, con notas de melocotón y damascos secos, acompañados por cítricos y rosas blancas.

Susana Balbo Signature White Blend: se trata de una etiqueta que según el crítico Tim Atkin, rompió los moldes en nuestro país, ya que abrió un camino en materia de blancos de corte de alta gama en nuestro país. Se trata de una combinación de Torrontés, Semillón y Sauvignon Blanc de Paraje Altamira. Tiene una crianza de cinco meses en barricas de roble francés nuevas y usadas que otorga untuosidad y profundidad a una paleta aromática y gustativa en la que abundas las flores y frutas blancas, los cítricos y hierbas recién cortadas.

Chakana Nuna White Blend: corte de Sauvignon Blanc y Chardonnay proveniente de Agrelo que destaca por una aromática donde sobresalen las notas frutales de durazno blanco, pomelo y lima, con una textura calcárea. Se trata de un vino certificado orgánico y biodinámico.

Gran Lurton Corte Friuliano: este assemblage de Tocai, Chardonnay, Pinot Gris y Viognier del Valle de Uco representa un homenaje a los grandes vinos del noreste italiano, aunque con una inconfundible impronta argentina. Fresco y fácil de beber, sobresale por sus notas cítricas y levemente ahumadas, producto de la crianza del Tocai en barricas francesas. Con buena acidez, estructura y boca untuosa, tiene un gran potencial de guarda.

Domaine Bousquet Gaia White Blend: corte de Chardonnay, Pinot Gris y Sauvignon Blanc de la zona de Gualtallary. Buen volumen en boca, aportado por el Chardonnay criado parcialmente en barricas de roble francés, con un aporte frutal y mineral del Pinot Gris y la acidez del Sauvignon Blanc. Un vino fresco, fácil de beber y muy vivaz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *