El vino espumoso argentino goza de buena salud

La comercialización de vinos espumosos va en aumento tanto en el mercado interno como en las exportaciones, siendo la categoría que presenta el mayor crecimiento en términos relativos en el último año.

La comercialización de vino espumoso argentino creció casi el 20% tanto en el mercado interno como externo.

El vino espumoso nacional goza de buena salud y hay razones para pensar que su consumo y producción continuarán creciendo, si no se abren las importaciones indiscriminadamente y el mercado doméstico no se inunda con proseccos, champagnes y cavas. Según un informe elaborado por el Laboratorio Estadístico del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), actualmente “hay 131 fábricas de espumoso en el país, distribuidas en 12 provincias vitivinícolas”. La cantidad de “champañeras”, como se las conoce comúnmente, ha ido en aumento, registrando un incremento del 18% con respecto al 2013. En 2022 se registran 20 fábricas de espumoso más que hace 10 años.

Es interesante observar el aumento de este tipo de establecimientos en Mendoza, Chubut y Córdoba que tienen 12, 6 y 3 fábricas de espumoso más respectivamente, que hace 10 años.

Según el informe del INV, en el año 2022 “se comercializaron 462.620 hl de vino espumoso, el 86% se despachó al mercado local y el 14% se exportó. Analizando las ventas de este producto en los últimos años observamos que tuvieron un aumento hasta el año 2015, luego del cual comenzaron a disminuir tocando su piso en el año 2020, año de pandemia, en el que se comercializó el menor volumen del período analizado”.

Las ventas se recuperaron luego del 2020, logrando en el último año un incremento del 19,6%, con aumento tanto en el mercado interno como en las exportaciones. En 2022 se comercializaron 397.077 hl de vino espumoso en el mercado interno.

Se revirtió una tendencia negativa

Los despachos de vino espumoso al mercado interno tuvieron un crecimiento hasta el año 2015 y luego comenzaron a caer. En el 2021 volvieron a crecer y en 2022 el volumen de ventas fue un 15,3% mayor al año anterior. El vino espumoso que más se comercializa en Argentina es el Espumoso Seco, 54,7% del total en 2022, le sigue el Espumoso Dulce (31,9%) y el Espumoso Demi-sec (8,3%).

En el último año, 2022 se vendieron 5,2 millones de litros más de vino espumoso que en el año 2021. El Espumoso Seco fue el de mayor crecimiento (+24,3%) con un aumento de 4,2 millones de litros.

En términos relativos es destacable el aumento del Espumoso Compuesto (+55%) y EspumosoFrisante (+114,1%). Respecto a los envases, en 2022, se despacharon 4.619 hl de vino espumoso en lata (1,2% del total), el resto fue botella.

Récord de exportaciones

En 2022 se exportaron 65.544 hl de vino espumoso, por un valor de 29.541.000 dólares, llegando al récord histórico en el volumen exportado. Se registró un incremento del 54,1% con respecto al año 2021 en volumen y un 67,6% en valor FOB.

En 2022 Mendoza exportó el 99,1% del total de vino espumoso del país. En segundo y tercer lugar se encuentran Neuquén y La Rioja.

Las exportaciones de vino espumoso total por país en 2022 fueron principalmente a países de América. Si bien el principal destino fue Francia (21,8%), de los diez principales destinos por volumen, hay ocho países de América, siete de los cuales son latinoamericanos. En segundo y tercer lugar en el ránking de países destino se encuentran Brasil (20,3%) y Estados Unidos (14%).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *