Reporte de Vendimia 2024: cómo serán los vinos que descorcharemos

Los winemakers más destacados de Argentina informan en tiempo real cómo se está desarrollando la vendimia 2024 y qué se puede esperar de los vinos que comienzan a elaborar y que descorcharemos en los próximo años.

Para Juan Pablo Solis, enólogo de bodega Kaiken, se está desarrollando una cosecha muy sana y con buen calidad de fruta.

La identidad y calidad de los vinos de 2024 dependerán, en buena medida, de la vendimia que comenzó hace un par de semanas, se está desarrollando a buen ritmo y continuará hasta mediados del próximo mes. Por eso decidimos realizar un reporte de vendimia que está basado en los datos que nos aportan los enólogos,winemakers y agrónomos de las bodegas más importantes de nuestro país que iremos publicando a medida que la cosecha se vaya aproximando a su fin.

Agradecemos la colaboración de Stella Dottavio Press & PR, una de las agencias de comunicación más importantes de la Argentina que se dedica al mundo del vino con gran profesionalismo y seriedad por facilitarnos las tarea de llegar a los hacedores en un momento crucial de su trabajo profesional, dado que en la vendimia se requiere de su mayor esfuerzo, donde todo puede ganarse o perderse en un breve momento.

Juan Pablo Solis, enólogo Bodega Kaiken

-¿Cómo comenzó la vendimia de este año? ¿Cómo esperan que evolucione en esta fase final que se aproxima?

-Durante la primera etapa del ciclo vegetativo, tuvimos las clásicas heladas tardías que incidieron, pero fueron mucho menos intensas que las de la cosecha 2023, que provocaron una merma muy grande de uva; por lo tanto, es una cosecha relativamente normal hasta ahora.

La principal contingencia que tuvimos en esta primavera y comienzos del verano fue el viento Zonda, con muchos eventos y muy fuertes que causaron daños en los brotes y las estructuras de los racimos, y tuvieron un efecto negativo en el cuaje o transformación de la flor en el fruto. Si bien la calidad está asegurada con el corrimiento de racimos se disminuyen mucho los kilos en las fincas que fueron afectadas.

En términos de calor, comenzamos una vendimia relativamente más fría que el año pasado, pero febrero marcó una ola de calor histórica para Mendoza que duró más de 15 días, lo cual frenó un poco el metabolismo de las plantas que se bloquearon por el calor, eso retrasó un poco el avance de los azúcares pero ahora refresco y volvió todo a su curso normal, marzo será un mes clave, pero ya a partir de esta semana el calor está aflojando y las noches van refrescando lo cual ayudará mucho a lograr buena madurez de las pieles.

A nivel general se podría decir que vamos transitando una cosecha muy sana y con buena calidad, aún falta el tramo final, pero si el clima sigue acompañando sin lluvias relevantes y buena amplitud térmica llegaremos a cosechar uvas de excelente calidad.

-¿Las condiciones climáticas de los últimos años modificaron el calendario de cosecha tradicional para los diferentes cepajes?

-Este fenómeno lo venimos observando hace varios años, el cambio climático deja su huella también en nuestra viticultura. En los últimos años la temperatura global subió y, según los expertos, hay una altísima probabilidad de que eso se deba a las actividades humanas. En la Argentina, las lluvias y olas de calor cada vez más intensas tienen efectos directos en la agricultura. En nuestro caso las cosechas se han ido adelantando, cada año que pasa terminamos antes de cosechar, el desafío está en saber adaptarse, saber leer el cambio para dar los golpes de timón a tiempo y cosechar la uva en el momento apropiado.

-¿Consideran que pueden mejorar los bajos rendimientos que se registraron el año pasado?

-El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) dio a conocer la estimación de producción de uva para esta vendimia 2024 en todo el país. De este modo, se prevé una cosecha de 17,9 millones de quintales de uva, un 24% más que los 14,5 millones de quintales del 2023. Si bien este año las heladas tardías golpearon algunos sectores, no fueron tan generalizadas como las del año pasado, este año creo que fue más complicado el viento zonda en algunos sectores, donde afectó mucho la floración y cuaje. Vamos hacia una vendimia normal y recuperando los rendimientos, ahora la presión es para las áreas comerciales que son las encargadas de vender el vino en un contexto macro y micro que no ayudan.

-¿Qué vinos podemos esperar de la vendimia 2024?

-Esperamos que sea una gran vendimia, vemos una buena sanidad, rendimientos equilibrados y el clima está ayudando. Esto recién comienza aún es un poco pronto para dar un pronóstico, pero en términos generales, los blancos que estamos elaborando vienen muy expresivos y frescos, con uvas de excelente calidad y sanidad. Con un clima un poco más fresco en las próximas semanas deberíamos lograr tintos de gran concentración, hollejos maduros, azúcares moderados y una acidez óptima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *